viernes, 21 de noviembre de 2008

Su evolución...

Las cámaras no siempre fueron tan modernas como los son hoy en día; si no que partieron de un modelo bien simple y primitivo.

Alrededor del siglo XVI y del XVII se usaba la cámara oscura, provista de un objetivo montado en una caja portátil; el dibujante se situaba en el interior de una especie de carpa negra a través de uno de cuyos lados asomaba el objetivo.

Pronto la cámara oscura pasó a llamarse cámara fotográfica o simplemente cámara.

Los primeros modelos consistían en dos grandes cajas de madera que se deslizaban una dentro de otra para enfocar. En un extremo se hallaba el objetivo y en el otro un vidrio que hacía de pantalla de enfoque y que, luego, se sustituía por la placa fotosensible al hacer la toma. La máquina se usaba siempre sobre un soporte y no pudo sujetarse a mano hasta que no se lograron películas lo suficientemente rápidos como para contrarrestar las vibraciones del pulso. Imagínense lo incómodo que era en este tiempo.

Hacia finales del siglo pasado, con la novedad de la fotografía, aparecieron cámaras muy especiales tales como sombreros-cámara, relojes-cámara e incluso pistolas-cámara.

A partir de 1936 comenzaron a aparecer cámaras más parecidas a las actuales.
Actualmente los únicos modelos que sobreviven son de extraordinaria calidad y los usan, en mayor parte, los profesionales.
Las cámaras de la actualidad incorporan los mejores adelantos tecnológicos para nuestra comodidad.

2 comentarios:

isabela zuleta dijo...

ME ENCANTO! ESTA MUY BUENO EL ARTICULO!
GRACIAS! ME AYUDADO MUCHO!

julian fermin garcia dijo...

ESTA EXCELENTISIMA LA PRESENTACION, ME FUE DE MUCHISIMA UTILIDAD GRACIAS